D.O Jumilla

La Denominación de Origen Jumilla posee una tradición vinícola importante desde siglos pasados. Ya desde la romanización hispánica, la vid era cultivada en este territorio. En Jumilla se han encontrado los restos de vitis vinífera más antiguos de Europa (año 3.000 a.C.), así como utensilios y restos arqueológicos, como los pendientes de oro íbero con forma de racimo de uva que están fechados en el siglo IV a.C. (la réplica de estos pendientes es la figura que el Consejo Regulador de la DOP Jumilla utiliza en los trofeos que entrega con motivo de los Certámenes de Vinos que se celebran en esta denominación).

Estos y otros hallazgos, han llevado a los expertos a cifrar en más de 5.000 años la antigüedad de la tradición vitivinícola de esta comarca que forma la DOP Jumilla.

Pero fue a mediados del siglo XIX cuando la plaga de la filoxera castiga amplios territorios europeos, sobre todo Francia; lo que motivó el despegue espectacular de la economía vitícola jumillana, con el aumento de las plantaciones de vid y un incremento significativo de las exportaciones de mosto al país vecino, lo que enriquecerá al sector agrario local.

Con el paso del tiempo, Jumilla se convertirá en una de las Denominaciones de Origen más antiguas de España, con reglamentación desde 1966. Desde principios del siglo XX funciona la Estación Enológica (hoy Laboratorio Regional Agrario y Bodega Experimental) que actualmente colabora con el Consejo Regulador.

Mostrando los 2 resultados

Mostrando los 2 resultados